[News] La triste historia de Fyre Festival 

El viernes 18 de enero, Netflix estreno el documental que muestra todos los detalles de cómo se construyó la mayor estafa en lo que a festivales de música se conoce. Se llamaba Fyre Festival y prometía grandes artistas, carpas de lujo, comida gourmet y bailes en yates.

A casi dos años de que estallara el caso de Fyre Festival, la lujosa fiesta organizada por la productora Fyre Media en una isla Gran Exuma de Bahamas que nunca fue tal, Netflix estrena un documental con sus pormenores.

Basada en testimonios de varios de los colaboradores del fundador de Fyre Media, Billy McFarland, de inversores cercanos a él, de gente de la isla que trabajó para el proyecto de festival, y de los mismos jóvenes que compraron tickets, la cinta revela la sucesión de errores y engaños detrás de la idea.

Fyre Festival quería ser una especie de Coachella pero glamoroso, de alto estándar, con alojamiento cinco estrellas, comida gourmet al alcance, un line up nunca antes logrado y un ambiente de ensueño donde se pasearían actrices, actores, modelos e influencers con sus últimos looks de la temporada.

Todo un Woodstock de los millenials, como dijo Vanity Fair.

Y todo el marketing se hizo tan astutamente –con una campaña publicitaria repleta de imágenes de mar azul y modelos como Kendall Jenner, Bella Hadid y Emily Ratajkowski, invitando a ir- que el primer día que salieron a la venta las entradas -en diciembre de 2016-, se agotaron.

Porque a eso se le sumaba un line up de lujo, con artistascomo Blink 182, Disclosure, Major Lazer, Skept y Kaytranada, entre otros.

Así, boletos por US$1.000 y hasta de US$12.000 se agotaron, incluso los de US$50.000, por paquetes que incluían mucho más.

 

Los testimonios que reconstruyen la estafa

Gracias a los testimonios que se muestran en este documental -entre los que se cuentan ex trabajadores de Fyre Media, socios y gente que él mismo contrató- queda claro que más que una sucesión de errores, el Fyre Festival fue un engaño planificado.

Detrás estaba Billy McFarland, un joven entrepreneur de 25 años que se había asociado al conocido rapero Ja Rule (Jeffrey Atkins) para ofrecer el festival al que se llegaría en avión o crucero.

Según los más estrechos colaboradores de McFarland, él tuvo la intención de hacer bien este festival, pero en la práctica se fue topando con dificultades.

Y no quiso atenderlas. Por empecinamiento o porque con lo que había recibido por el corte de entradas, ya había visto el dinero.

La triste y cruda realidad de Fyre

Apenas llegaron los asistentes, todo les pareció raro y hay que ver las imágenesque fueron captando para entender la desilusión.

No sólo no había transporte hasta el lugar del alojamiento, sino que tampoco luz y muy poca agua.

De hecho, nadie sabia mucho donde estaba el campamento. 

Y cuando llegaron creyeron que estaban pasando por una villa, casi de emergencia de los lugareños.

No había tal paraíso con mar turquesa, no estaban las bandas cabezas de cartel, no había fiestas en yates, no había modelos famosas y, definitivamente, no había comida gourmet. 

Cuando se hizo de noche, la gente entró en pánico, porque no había iluminación de ningún tipo y todo se volvió peligroso. En ese momento fue cuando empezaron a buscar una salida.

¿Cómo terminó todo? ¿Qué sucedió con el productor de Fyre, Billy McFarland? Entérate de ese y todos los detalles viendo el documental.